fbpx

Todos hablan de innovación. Muchos dicen que el futuro del Perú y Latinoamérica en general está en la innovación.

Otros se definen como innovadores y defienden la innovación como el último bastión a defender para salvar a la humanidad.

Para la gran mayoría sólo existe una pregunta: ¿Qué es la innovación?

Muchos no se atreven a ser innovadores por no saber a ciencia cierta de qué trata ese oscuro campo del conocimiento donde pareciera que sólo un grupo selecto tiene acceso.

Vamos aquí a aclarar esas dudas… ¿Qué es innovación? ¿Qué no es? ¿Qué define a alguien como innovador?

Al final, comprenderás que la innovación es accesible también para ti y que puedes convertirte en uno de los más grandes innovadores de tu comunidad, tu país o tu región.

¿Qué es innovación?

Es difícil encontrar un único concepto para definir lo que es innovación. Cada “experto” lo define según su punto de vista. La Real Academia lo define como “Creación o modificación de un producto, y su introducción en un mercado”. Wikipedia dice que “es un cambio que introduce novedades”, y a partir de allí hacen referencia a su etimología y varios conceptos, pero sin llegar a definir uno propio. El Departamento de Industria y Comercio de Reino Unido lo define como “la explotación exitosa de las ideas”. Pudiéramos continuar enumerando definiciones para llegar a una única conclusión: la innovación es fundamental para el crecimiento económico. Sin ella no hay tal.

Ricardo Perret es quizá uno de los mayores referentes en cuanto a innovación se refiere y su estudio en Latinoamérica.

Cuando habla de la innovación, dice de ella que: “La Innovación no es una disciplina o arte que se aplique únicamente a las áreas de las empresas u organizaciones que llevan por título esta palabra, sino a todas las áreas; ya que todas tienen la responsabilidad de contribuir colectivamente en la generación y ejecución de ideas que puedan incrementar las ventas y la competitividad.” (Código de innovación, 2014, p.2) Queda claro entonces que la innovación está directamente relacionada con la generación de riqueza, y que es fundamental para alcanzarla.

¿Qué no es innovación?

En muchas ocasiones, al referirnos al término, las personas imaginan a un científico encerrado en un laboratorio tratando de inventar algo. O a una novedosa empresa que presenta un novedoso producto que cambia de manera radical la forma de hacer las cosas. Y en realidad innovar no tiene nada que ver con descubrir o inventar algo. No tiene que ver con “el producto” pero si mucho que ver con el proceso a través del cual se hace llegar ese producto al mercado. Mark Zuckerberg no inventó internet; tan sólo ideo una forma diferente de utilizarlo. Steve Jobs no inventó las computadoras; sólo encontró una manera diferente de darles uso y de presentarle el producto al público. El polémico Uber no inventó los taxis; es más, ¡ni siquiera tienen taxis! Pero crearon un sistema diferente de ofrecer un servicio a las personas y contribuyeron a cubrir una necesidad. De eso se trata realmente la innovación. De satisfacer necesidades de una forma diferente y en el proceso generar riqueza.

¿Qué define a alguien como innovador?

Dos elementos te definen como innovador. El primero es tu sueño; ese deseo profundo en tu corazón de querer lograr ese “algo” que en ocasiones es incluso definir con palabras (pero que es necesario hacer). La segunda es tu disposición a dar servicio. Hablemos un poco de ambas.

Tu sueño

Sin un sueño no vas a llegar a ningún lado. Tu sueño es ese impulso que te hace levantarte cada mañana y sin importar lo que sucedió ayer, hoy vas a intentar otra vez, y mañana otra vez, y vas a seguir otra vez, hasta lograrlo. Tu sueño es el POR QUÉ. Y es el elemento más importante de cualquier ecuación. Si tienes un sueño claramente definido, sólo resta darle a tu cerebro la orden para que comience a trabajar para idear CÓMO conseguirlo.

Tu disposición a servir a otros

Debes estar dispuesto a convertirte en un gran servidor. Quienes más servicio otorgan, más riqueza generan. ¡Es simple! Incluso, la disposición a servir sin generar ganancias te generará ganancias porque por la ley de la retribución (puedes leer a Robert Cialdini a este respecto), las personas van a sentir la necesidad de retribuir de alguna forma tu servicio. Y la forma más fácil de hacerlo es pagando. Así que este es el segundo elemento que debes poseer para poder ser un innovador a carta cabal. De lo demás ya se ocuparán tu cerebro y tú.

Quitar las limitaciones para innovar

Finalmente, queremos resaltar este punto en este nuestro primer post en el blog del Club de Innovadores. Uno de los escollos más grandes que consiguen los innovadores en sus inicios son las limitaciones que creen tener. Va a ser sólo a través de vencer estas limitaciones, y más precisamente, aclarando que no existen tales, como podrás progresar en el maravilloso mundo de los innovadores. Veamos rápidamente algunas de ellas, de las cuales hablaremos en más detalles en otros artículos:

1. No necesitas ser un inventor

Deja eso para los científicos. Si conoces o has escuchado hablar de Jürgen Klaric sabrás que él mismo no es neurocientífico. Simplemente diseñó un modo de divulgar lo que éstos hacen.

2. No necesitas descubrir algo nuevo

Thomas Alba Edison no descubrió la bombilla incandescente. Simplemente la perfeccionó y encontró una forma en que funcionara por más tiempo. No te quiebres la cabeza tratando de descubrir el agua tibia. Tu innovación ya existe y la tienes un lado tuyo. Sólo debes abrir los ojos para verla. Ya hay ALGO que sabes hacer bien y te apasiona que te puede lanzar al mundo de la innovación en ese campo.

3. La innovación no tiene relación directa con la tecnología

Muchos creen que, si no tiene relación con ordenadores, tabletas o smartphones no es innovación. ¡Y en mentira! La primera gran innovación de la humanidad fue la rueda de piedra. Es diferente entender que puedes aprovechar la tecnología existente para divulgar tu innovación, pero no tiene que guardar relación directa con ella.

4. Innovar es crear sistemas

Entendidos los tres puntos anteriores, levantada la tapa que nos limita, sólo te queda crear el sistema para que tu innovación llegue a otros, sirva a sus vidas y les impacte. Porque sabemos que puedes hacerlo es que existe el Club de Innovadores.

Te invitamos a compartir este artículo.Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter